9.12.2007

La edad de la Hum

Pelos que insisten en convertirse en formados rulos,
y otros tantos que se revelan ante cualquier atadura.
Veredas que se mojan sin mojarse.
Sensación térmica que se transforma fácilmente en sensación pegajosa.
Febo que esta de huelga, y las nubes, que complotadas, no se animan a llover.
Las sirenas y bocinas suben el volumen. Los olores también.
Moléculas pegadas unas a otras, convirtiendo al aire en plomo.
Cachetes que se pegan al saludarse,
Zapatos que se resbalan.
Narices que brillan. Galletitas poco crujientes.

(Buenos Aires que apesta)

5 comentarios:

gua!* dijo...

y.. casi siempre que salís de tu casa por el charquito de agua pasa algún que otro taxi... para amistosamente mojarte al menos hasta las rodillas y, entre la humedad y los pelos despeinadamente erizados da bronca y mucha!
y de por sí.. es un mal día: la bronquitis aguda que le agarra a una con el solo hecho de salir a la vereda y ver que para que la primavera pueda ser así llamada... hace falta más que la espera de un soleado 21 de septiembre...

venado tuerto también apesta... y bastante


(a mí también me gustó eso de "los gritos de gua!*")

la otra macanuda* dijo...

puta, vine a actualizar y ya estabas vos...
haciendo estragos con tus descripciones.
pero me insipiraste a mì tambièn
asique...
aunque a destiempo,
voy a volver.
a contarte que Bs. As. no siempre apesta.

besosmuchos.lulu

nota: "Narices que brillan. Galletitas poco crujientes." mientras prime esa dulzura que te caracteriza, se complica el temita de Bs.As. apestando.

malena dijo...

Fiel retrato de la ciudad de la furia en estos días, Meg

(buenos aires frizzada!)

Pol Marías dijo...

Macanudas;

Como ha dicho Fernández Moreno, Buenos Aires nos va a matar! Pero acepten que, a pesar de tanta apestosidad (¿nos unirá el amor o el espanto...?), sigue siendo encantadora.

Saludos macanudos

P.M.

Jorge Luis dijo...

"No nos une el amor sino el espanto; será por eso que la quiero tanto"


M*

Datos personales

Argentina
para que sepas, y leas, y veas y sientas